Meditación y silencio

por Josema Torres Sánchez  16-03-2019

Vivimos en una sociedad que teme y niega el silencio. Estamos saturados de información, estímulos, palabras, opiniones, interpretaciones, juicios, prejuicios, mapas mentales, etc.

Consciencia y sanación personal

Meditación y silencio

Vivimos en una sociedad que teme y niega el silencio. Estamos saturados de información, estímulos, palabras, opiniones, interpretaciones, juicios, prejuicios, mapas mentales, etc.

Algunas personas incluso se creen que todo esto es la realidad y no son conscientes de que sus mapas no son la realidad, con el consiguiente sufrimiento y conflictos que esto les genera, ya que no sólo tenemos mapas sobre la realidad sino que por supuesto nos creemos que nuestros modelos son mejores que los de los demás.

Bajo estas circunstancias no es de extrañar que nos sintamos estresados, tensos, alterados y hasta enfermos.

Además de esto y por si fuera poco, muchos de nosotros tenemos una vida hiperactiva, nuestras agendas están saturadas de actividades con el objetivo de estar muy pero que muy ocupados. ¿y todo esto por qué? PARA NO SENTIRNOS, PARA NO ESCUCHARNOS, PARA NO VERNOS.

Cuanto más tenemos que hacer y más rápido vamos por la vida, menos nos hacemos cargo de nosotros mismos a nivel interno. La hiperactividad y el ruido son mecanismos que hemos creado para desconectar de nosotros mismos, de nuestros dolores, vacíos, miedos, inseguridades e incertidumbre vital. El problema es que lo no visto, lo no atendido, no desaparece, sigue latente y aparecerá algún día, eso si no se expresa antes con una enfermedad.

La meditación y el silencio es el abono donde crece la autoconsciencia y esta a su vez es generadora de salud mental y emocional y por ende, relacional.

Daniel Goleman expone en su best seller “Inteligencia Emocional” que la autoconsciencia es la piedra angular de la inteligencia emocional. Sin autoconsciencia no hay autogestión y sin autogestión seremos víctimas de nuestros impulsos, las circunstancias y los demás.

En mi último retiro impartido de meditación y silencio en la naturaleza tuvimos un insight el último día donde compartimos nuestras experiencias y llegamos a la conclusión: “Amor es tomar y querer lo que emerge en uno aquí/ahora con aceptación incondicional y sin querer que cambie”.

El Amor también es la consciencia

Es así ya que esta sana, libera y otorga libertad de elección, mientras que la inconsciencia y el automatismo nos mantiene en la ignorancia y los mecanismos inconscientes repetitivos sin que podamos mejorar.

Meditar es el arte de ser conscientes de nosotros mismos sin interferir (mentalmente) en los procesos internos y permitiendo que el organismo y el inconsciente hagan lo que tengan que hacer para autorregularse y para sanarse. Esto es lo que sucede cuando quitamos al controlador interno (el ego) que quiere interferir en todo lo que ocurre dentro y fuera de uno.

Cualquier ser vivo en la naturaleza tiende a desarrollarse lo mejor que puede en la medida que las circunstancias se lo permitan. Si esto es así para los seres vivos, ¿por qué no va a serlo para nuestro propio cuerpo, mente y emoción? La meditación en silencio y quietud opera en esto. En realidad nosotros no hacemos nada. Lo único que hacemos es crear las circunstancias como si pusiéramos abono, buena tierra y proveyéramos de sol a la semilla de la planta para que esta haga el resto que es crecer y desarrollarse hasta ser la mejor versión de si misma.

Dicho así suena muy fácil pero en la realidad nos cuesta confiar en nuestra naturaleza interior y así nos va. Creo que fue el filósofo español Ortega y Gasset quien dijo “Lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa, por eso nos pasa lo que nos pasa”, esta frase parece un trabalenguas pero yo la encuentro sencillamente genial. 

¿Te ha parecido interesante?
Retiros Recomendados
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies