En busca de la transformación

por Begoña Ryuko  17-07-2019

Si nos paramos observar el presente, sea lo que sea que observemos, bien sea un objeto interno – como por ejemplo la respiración – o un objeto externo – como por ejemplo las estrellas -, tarde o temprano caeremos en la cuenta de que todo es cíclico.

A través del silencio y la meditación

En busca de la transformación

Muchas veces oímos hablar del silencio y la meditación sin tener en cuenta la poderosa herramienta que son. Si nos unimos al fluir natural de la existencia, conectaremos con la necesidad de salir a la vida y afrontar sus retos como humanos para crecer, al mismo tiempo que  se despierta un anhelo de entrar dentro de nosotros mismos para simplemente “estar con nosotros”.


Hoy en día, el ritmo frenético que se ha adueñado de nuestro devenir, dificulta la posibilidad de encontrar esos momentos de introspección donde el “hacer” es sustituido por el “Ser”. Incluso cuando vamos de vacaciones nos lanzamos de una actividad tras otra, avivados por una mente deseosa de vivir en el pasado o en el futuro, lo que dificulta en exceso la posibilidad de sentir lo que ya somos en el presente.  


Los retiros de silencio y meditación son un oasis en el desierto. Un lugar en el que no hay que jugar a ser nadie. Donde las defensas del personaje pueden rendirse, la respiración serenarse, la mente aclararse y el cuerpo reorganizarse.

No son un milagro. Aunque mucha gente accede a ellos esperando que sean la panacea que resuelva todos sus problemas al observar el presente, los que tienen como hábito retirarse saben que el camino interior no tiene meta y que la espiral de la vida no cesa. Pero cuando se ha intuido, rozado, vislumbrado, acariciado lo inefable, lo infinito, lo  omnipresente…


Cuando se ha sentido, aunque haya sido únicamente durante una milésima de segundo, la certeza de que hay algo más allá, se abre una grieta en la oscuridad  que es sólo cuestión de tiempo que se vaya agrandando si dejamos que las cosas sigan su curso natural. Mantenerla cerrada nos costará un esfuerzo tal que acabará con nuestra energía.


La luz que entra por ese resquicio va alumbrando aspectos de nuestro “yo” ocultos entre las sombras. Es como dar la luz en una bodega que no has visitado en años. Encontrarás suciedad, polvo, ratas… pero también vinos añejos de calidad suprema que deleitarán tu paladar, y tesoros que tus ancestros guardaron para ti. Esta es una de las magias del silencio y la meditación.

Luces y sombras de quien realmente eres y de quien crees que eres. Fantasmas y ángeles de la guarda.


El viaje heroico de todo individuo en el que ha de conocerse a sí mismo en profundidad, sin ilusión ni engaños, sin rechazar ni apegarse a nada.


Pero para poder realizar el viaje más importante de tu vida, has de estar disponible, atento y presente.

Además de proporcionar el escenario idóneo para que pueda darse la conexión entre  quien tú crees que eres y lo que realmente eres, los retiros son una llamada a la que acude un grupo. Aunque el viaje es en solitario, la energía que se produce  al reunirse varias personas con el mismo propósito a través del silencio y la meditación.


La magia que se desprende de cada encuentro silencioso, la oportunidad de conocernos desde otro lugar distinto a la charla habitual, desde un lugar más profundo en el que habita la intuición, la sutileza y la apertura.

Los retiros son, han sido y serán, la opción de quien no se quiere perder en lo superfluo y apuesta por lo que siempre está.

¿Te ha parecido interesante?
Retiros Recomendados
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies