Mi experiencia de un retiro de meditación online

por Gendo Martín  19-04-2020

Nunca había pensado en este formato y tenía mis dudas que pudiera funcionar, pero fue toda una sorpresa. Aquí os dejo mi testimonio.

Toda una sorpresa

Mi experiencia de un retiro de meditación online

Había tenido una de las peores semanas desde que empezó el confinamiento. Me sentía nervioso, frustrado, muy desanimado e incluso con un poco de ansiedad, en conclusión mucha basura y mucho ruido en la cabeza.


Un buen amigo me dijo que había visto la opción de hacer un retiro o curso de meditación vipassana y silencio vía online, preguntándome si me gustaría hacerlo con él. En un primer momento le dije: “paso”, esto no será serio, en tu casa, con la nevera llena, la televisión, la gente con la que convivo por ahí en medio, en definitiva no me parecía posible, ya que los retiros de meditación que había asistido anteriormente eran presenciales.


Al final, sinceramente con la insistencia de mi amigo para que lo realizara, decidí hacerlo con él, él desde su casa y yo desde la mía …¿qué podía perder? En definitiva sabía que mal no me iba hacer y luego, sinceramente, el precio era más que asequible (50€) para 4 días. Era un reto y por qué no experimentarlo.


Primer día, empieza la presentación, me siento con una gran pereza y un poco escéptico. Me doy cuenta de mis resistencias físicas, mentales y luego ver al guía de la meditación en una pantalla de ordenador sumaba mi incredulidad mental.


Dicha presentación no fue extremadamente larga, explicó cómo sería la dinámica general de los 4 días y abrió un espacio de dudas. Reconozco que no conocía de nada al facilitador, Gendo, pero la verdad que para empezar sentí a mis adentros: Jordi te va a ir bien, y Gendo ,me pareció cercano y profundo. Alguien que invitaba a entrar en ti.


21.00h del primer día, empieza la primera meditación, mi cuerpo siente mucha resistencia, mucho bloqueo, no paro de moverme, de no conectar con la respiración, solo con el machaque mental, de irme al pasado, al futuro y nada de presente. Gendo nos planteó una meditación sencilla, era estar solo poniendo la atención en la respiración. Esta sensación se repitió hasta bien entrado el segundo día.


A medida que iba avanzando el tiempo, con la sesiones continuas de meditación en silencio delante de la pantalla del ordenador o el móvil iba sintiendo que realmente da igual donde estés, ya sea en casa o ya sea en un retiro vivencial, la fuerza esté dentro de uno, en el interior, no tanto en lo que te rodea, sino en uno mismo.


El inicio de cada jornada a las 7.30 se empezaba con una serie de ejercicios físicos que te activan la energía. Me recordaba cuando en los años 80 Eva Nasarre hacia una tabla de ejercicios en la televisión para que la gente los hiciera desde casa. Yo sentía que el formato iba funcionando, que el retiro online era plenamente válido y que podría acercar a mucha más gente que por distintas circunstancias no puedan irse 10 días a hacer un Vipassana a cualquier parte.


Al final del segundo día ya iba cogiendo forma, iba adaptándome a la postura, al hormigueo de las piernas, la tensión en la espalda a ratos, en definitiva proceso normal de retiro de meditación de varios días. Al final de este día, ya iba teniendo segundos sueltos en el cual ya tenía conciencia de la respiración, donde iba parando la mente, dejando la basura aparcada y estando más en el presente, el aquí y el ahora que tanto promulga la Gestalt.


Llegamos al tercer día, el silencio se va cumpliendo en un porcentaje muy alto, se rompe solo al final de la jornada meditativa donde Gendo abría micrófonos para que la gente fuera expresando dudas, sensaciones o lo que necesitara, ya que al ser el primero este espacio venía muy bien. Éramos como 40 personas, cada uno desde su casa todos de diferentes partes de España, Argentina y Colombia. Era alucinante como perfectamente se seguía un orden que salía solo, la gente respetaba su orden de preguntas y para nada fue caótico. Había respeto y silencio cuando el compañero hablaba. Gratamente sorprendido me quedé.


Después de los ejercicios matutinos empieza la práctica del tercer día, había dormido bien, soñé muchísimas cosas sin sentido, mi mente iba estando más relajada, yo me iba sintiendo cada vez más relajado, menos ansioso, en más conexión conmigo y con el universo.


Hay un momento en la práctica meditativa de varios días que haces un clic, es un clic irracional en el cual sientes que estás inmerso en la práctica y que ya no existen esas resistencias tan fuertes, sino que aun habiendo resistencias son más volubles, más suaves, más delicadas.


Durante este tercer día sentía que el ordenador junto con Gendo era un mero intermediario hacia mi paz, era la misma sensación que hacer una meditación vivencial, y sentía que podía estar en silencio, observando todo mi alrededor igual que si hubiera estado en una casa de retiros.


El cuarto y último día, al acabar las dos meditaciones Gendo abrió micrófonos para compartir como había sido nuestra práctica de los 4 días. De una manera escalonada y respetando ritmos de una manera natural la gente fue expresando su vivencia atreviéndome a decir que en comparación con las ruedas de los talleres vivenciales con este que fue online la gente fue mucho más concreta y resolutiva. Esto lo matizo ya que, algunas veces en otros talleres las ruedas son interminables y en esta fue lo justo y necesario de cada uno.


Mi estado al apagar el ordenador el último día no tenía nada que ver con el de 4 días antes. Me sentía enfocado, tranquilo y sobre todo con un poder dentro de mi inmenso. Es como si los miedos y temores se hubiesen disuelto en mi mente y hubiesen dejado paz. De hecho me sentía igual que cuando he salido otras veces de un retiro presencial, con un un poder interior increíble y con las cosas en mi mente claras. Realmente me he dado cuenta que un retiro de meditación online en casa me ha funcionado increíblemente bien.


¿Te ha parecido interesante?
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies