Crecimiento personal

María Olaechea

Durante los años de infancia y juventud fui extremadamente tímida e introvertida. La vida sucedía dentro de mí. Pasaba tiempo observándome a mí misma y a los demás. Lo que más deseaba era desvelar el misterio de la vida. Con gran intensidad surgían las preguntas: ¿De qué va todo esto?, ¿Hay un dios que todo lo crea y ordena?, ¿Qué pasa después de la muerte? Mi cotidiano estaba teñido de temores e inseguridades personales, mientras anhelaba comprenderme y comprender el mundo.

No resultaban suficientes las respuestas que ofrecía la religión en la que había sido educada. A través de la astrología fue como empecé a percibir interrelaciones y sincronías, y a sentirme como parte de algo infinitamente más grande que yo.

Retiros que te pueden interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies
Acepto la Política de Cookies